El presidente de Bolivia ha argumentado que “Venezuela ya no es parte de la OEA”, por lo que “no debería ser eje de sus debates”.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha instado a la Organización de Estados Americanos (OEA) a desviar su atención de la crisis en Venezuela y centrarla en la emigración centroamericana, en el marco de la 49ª Asamblea General que el bloque hemisférico celebra estos días en la ciudad colombiana de Medellín.

Morales ha argumentado que “Venezuela ya no es parte de la OEA”, por lo que “no debería ser eje de sus debates”, recordando además que “los organismos internacionales no pueden admitir imposiciones de una corriente ideológica y menos vulnerar la autodeterminación de los estados reconociendo falsos representantes diplomáticos”.

“Más aún ahora que este organismo tiene que centrarse en temas urgentes que son de alto interés regional, como la grave crisis de los migrantes que buscan llegar al norte y mueren en esa ruta”, indicó el líder indígena en su cuenta oficial de Twitter.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, inauguró el miércoles la Asamblea General con un duro discurso contra el gobierno de Nicolás Maduro, al que tachó de “dictadura” y acusó de cometer crímenes de lesa humanidad y llamó a aumentar la “presión” para forzar su caída.

“Nuestro deber es la dictadura finalizada, nuestro deber es la dictadura doblegada”, dijo, por su parte, el presidente colombiano, Iván Duque, que pronunció un discurso en calidad de anfitrión.

 Crisis en Venezuela

La crisis política en Venezuela se agravó el 10 de enero, cuando Maduro decidió iniciar un segundo mandato de seis años que no reconocen ni la oposición ni buena parte de la comunidad internacional porque consideran que las elecciones presidenciales del 20 de mayo fueron un fraude.

En respuesta, el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, asumió como mandatario interino el 23 de enero con el objetivo de cesar la “usurpación”, crear un gobierno de transición y celebrar “elecciones libres”. Ha sido reconocido por Estados Unidos, numerosos países latinoamericanos, así como varios europeos, entre ellos España.

Entretanto, más de cuatro millones de venezolanos han abandonado el país en los últimos años a causa de la crisis humanitaria que sufre la nación caribeña. La ONU advierte de que, si la tendencia continúa, a final de 2019 podrían sumar más de cinco millones. (Europa Press)