El presidente colombiano reclamó el cese de la “usurpación” y aseguró que Colombia mantiene la mano tendida a los venezolanos que huyen de la crisis y el hambre.

Nueva York.- El presidente de Colombia, c, acusó este miércoles al presidente ilegítimo de Venezuela, Nicolás Maduro, de tener vínculos “con los cárteles terroristas” que atentan contra Colombia, al tiempo que ha ofrecido a Naciones Unidas un dosier con “pruebas” de esas relaciones con los terroristas.

En su intervención ante la Asamblea General de Naciones Unidas, el presidente colombiano subrayó que “la dictadura venezolana es un eslabón más de la cadena del terrorismo transnacional”. “Sus estructuras corruptas son servidoras de los cárteles de la droga, sus alfiles son secuaces de la mafia y alimentan la violencia en Colombia, refugian asesinos y violadores de niños y quienes ignoran estos oprobios son cómplices de la dictadura”, afirmó.

A continuación, aseveró que el Gobierno que lidera tiene “pruebas fehacientes y contundentes” que corroboran “el apoyo de la dictadura” venezolana a “grupos criminales y narcoterroristas que operan en Venezuela para atentar contra Colombia”.

“Como presidente de Colombia haré entrega de las evidencias que sustentan esta afirmación al presidente de la asamblea y al secretario general de la Organización de las Naciones Unidas”, aseguró Duque, mientras mostraba un ejemplar del informe que entregó a Naciones Unidas.

El dosier, según contó, “contiene el acervo probatorio que demuestra la complicidad de Nicolás Maduro con los cárteles terroristas que atentan contra el pueblo colombiano”. “Ante la comunidad internacional presentamos la lista de una cuadrilla de menos de 20 criminales, que traicionaron la generosidad de los colombianos, y hoy residen a sus anchas en varias ciudades de Venezuela”, denunció.

En este sentido, Duque indicó que el informe revela “la ubicación de más de 1.438 hombres en armas pertenecientes a los bloques más peligrosos” del ELN y “207 ubicaciones controladas por esta organización criminal en territorio venezolano”.

“Los testimonios de los ciudadanos venezolanos que se quejan de la presencia del ELN en su territorio y la inocultable presencia de delincuentes en campos de entrenamiento, así como la existencia de 20 pistas de aterrizaje al servicio del narcotráfico, son muestra inequívoca del auspicio de la dictadura al crimen organizado transnacional”, ha argumentado.

Venezuela, tierra fértil para el ELN

Duque recalcó que Venezuela “se ha convertido en tierra fértil para el surgimiento de una nueva estructura delictiva aliada con el ELN”, “que no conoce fronteras”, y reclamó el “cese de la usurpación” en el país vecino, con la instalación de “un gobierno de transición hacia la democracia, la convocatoria de unas elecciones verdaderamente libres y la recuperación del imperio de la ley”.

En cuanto a la llegada de venezolanos a Colombia, Duque dijo que su país ha recibido a 1,4 millones de venezolanos que han huido “del hambre y la desesperanza” y aseguró que tiende “la mano” para seguir recibiendo a los “hermanos que siguen cruzando la frontera”.

El presidente de Colombia también habló del proceso de paz con las FARC, subrayando su compromiso para que continúe la aplicación y el desarme, al tiempo que advirtió a los disidentes que han decidido retomar las armas de las “consecuencias” que deberán afrontar por su decisión.

“Para ellos nunca hubo reincorporación ni desarme porque simplemente nunca dejaron de delinquir, le mintieron a Colombia y se aliaron con la dictadura que oprime al pueblo de Venezuela”, señaló Duque, en referencia a los disidentes de las FARC.

El mandatario colombiano dejó claro que hará “todo lo posible” por garantizar “una paz basada en la legalidad”. “En esta convicción no cederemos ni un milímetro”, advirtió. Duque ha cargado a continuación contra el narcotráfico por considerarlo un “depredador del medio ambiente y de la sociedad humana”, “un nido de la corrupción” y un “combustible del terrorismo”. “A más coca, menos paz”, afirmó, antes de recalcar que la lucha contra el narcotráfico requiere de la participación de “todas las naciones”.

En materia de lucha contra la corrupción, el presidente de Colombia subrayó el compromiso de su gobierno contra este fenómeno y su respaldo al proyecto para crear una “corte internacional anticorrupción”.

En cuanto a la situación en la Amazonía, ha puesto en valor el pacto firmado con Perú, Ecuador, Bolivia, Guyana y Surinam para proteger esa zona. “Este pacto refuerza nuestra capacidad de gestionar, proteger y prevenir los daños de este importante patrimonio para nuestra existencia. Protegeremos al Amazonas con nuestra soberanía intacta ya que así debemos gobernar los problemas comunes”, indicó.

“Hoy Colombia le dice al mundo que es el momento de la determinación para transformar nuestras sociedades, es el momento de la firmeza para enfrentar la tiranía y es el momento de la grandeza, para que todos los ciudadanos del mundo podamos vivir con dignidad”, concluyó.