Unos 4,5 millones de personas han abandonado Venezuela, en su mayoría para quedarse en países de la región.

Madrid.- La Unión Europea, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur) han unido sus voces para reclamar una acción “urgente y coordinada” en favor de los 4,5 millones de venezolanos que han abandonado el país, de los cuales casi el 80 por ciento ha recalado en la región.

Las tres organizaciones, que los días 28 y 29 de octubre organizarán en Bruselas una Conferencia Internacional de Solidaridad, han aprovechado para alertar de la “dramática huida” de los venezolanos, que ha convertido a esta crisis en una de las más graves del mundo y la mayor de la historia reciente de la región.

La Alta Representante de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, renovó el compromiso del bloque con el pueblo venezolano, pero ha llamado a la comunidad internacional a “apoyar aún más” a estos refugiados y migrantes, así como “a las comunidades que los acogen”.

“Queremos crear conciencia sobre la gravedad de esta crisis, queremos confirmar e incrementar el apoyo internacional para una respuesta regional y coordinada”, dijo Mogherini, en un comunicado en el que ha defendido que la UE es “un actor político fundamental” y “el principal donante” -ha aportado más de 170 millones de euros desde 2018-.

Por parte de la OIM, su director ejecutivo, António Vitorino, agradeció la solidaridad de los países de la zona, que “merecen y necesitan nuestro apoyo”. “La comunidad internacional, incluyendo a los donantes, las agencias de cooperación y el sector privado, debe duplicar sus esfuerzos para garantizar que la ayuda llegue a las personas más vulnerables y a quienes las apoyan”, añadió.

En la misma línea, el máximo responsable de ACNUR, Filippo Grandi, subrayó que el foro de la próxima semana “es una oportunidad única para reunir a todos los actores involucrados en la respuesta” y para enviar un “fuerte mensaje” a los migrantes y a sus “generosos anfitriones”, de tal forma que sepan “que el mundo no los ha olvidado y que los apoyaremos en este momento de necesidad”.

A la conferencia están invitados altos funcionarios de América Latina y el Caribe y de los Estados miembro de la UE, así como agencias de la ONU, ONG, empresas, organizaciones de la sociedad civil y actores implicados de alguna forma en temas de desarrollo, entre ellos las instituciones financieras internacionales.

Template by JoomlaShine