Los convocantes han atribuido esta ola migratoria al “deterioro de la crisis política, de derechos humanos y socioeconómica” en Venezuela.

La Conferencia Internacional de Solidaridad organizada por la Unión Europea, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur) ha concluido con un llamamiento a la movilización en favor de los migrantes venezolanos y nuevos compromisos por valor de 120 millones de euros, insuficientes sin embargo para cubrir la demanda.

El plan de respuesta humanitario de la ONU, que contempla ayudas tanto para los migrantes como para las comunidades de acogida, está calculado en 739 millones de dólares (unos 665 millones de euros), pero hasta la semana pasada apenas se habían recaudado algo más de la mitad.

La Alta Representante de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, y los responsables de Acnur y la OIM, Filippo Grandi y António Vitorino, respectivamente, han destacado en un comunicado conjunto que la conferencia ha servido para dar “un fuerte mensaje de apoyo” no solo a los migrantes, sino también a las comunidades de acogida.

Según datos de la ONU, unos 4,5 millones de venezolanos han abandonado su país, en su mayoría para quedarse en la región de América Latina y el Caribe, pero “el flujo sigue incesante”. “Esta cifra podría llegar hasta los 6,6 millones de personas a finales de 2020”, han advertido Mogherini, Grandi y Vitorino en su nota conjunta, en la que han alertado de las consecuencias de “una de las situaciones de desplazamiento más graves de todo el mundo”.

Los convocantes han atribuido esta ola migratoria al “deterioro de la crisis política, de derechos humanos y socioeconómica” en Venezuela, si bien han hecho hincapié en que atender la emergencia es responsabilidad “de toda la comunidad internacional”.

La cita ha congregado a 120 delegaciones, aunque no ha acudido ningún responsable venezolano. El Gobierno español ha estado representado por el ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación en funciones, Josep Borrell, que ya había avanzado que anunciaría una aportación de 50 millones de euros en los próximos tres años.

Caracas critica el cinismo

La dictadura de Nicolás Maduro ha criticado el foro de Bruselas por boca de su ministro de Exteriores, Jorge Arreaza, quien ha recriminado a la UE, Acnur y la OIM su cinismo al citar a “gobiernos que bloquean la economía venezolana, generan sufrimiento y migración, roban recursos y amenazan con aislar y atacar a Venezuela”.

“Triste rebatiña de recursos bajo el pretexto hipócrita de su preocupación por la migración”, ha lamentado. El gobierno de Maduro ha asegurado en varias ocasiones que las cifras de migrantes y refugiados dadas por la ONU no se corresponden con la realidad.