La Intersectorial de Trabajadores de Guayana denunció que recientemente fueron 10 empleados los que despidieron mediante notificaciones en prensa.

Desde hace varias semanas se viene dando una serie de despidos en CVG Ferrominera Orinoco. La Intersectorial de Trabajadores de Guayana (ITG) denuncia que se trata de despidos masivos e injustificados, lo cual califican de terrorismo sindical y laboral.

Los despidos más recientes fueron para 10 ferromineros, a través de notificaciones publicadas en un medio de comunicación de la región.

“Hacemos la alerta por el terrorismo sindical y laboral, porque no es solo contra los dirigentes, también van contra los trabajadores que son a los que están botando”, señaló Cecilio Pineda, miembro de la ITG.

La mañana de este lunes se realizó una asamblea en el portón principal de Ferrominera Orinoco, donde además hablaron del caso del secretario general del Sindicato de Trabajadores de Ferrominera (Sintraferrominera), Rubén González, quien cumplió nueve meses preso en la cárcel La Pica, en Monagas.

Sus abogados Miguel Ékar y Jorge Machuca insistirán en la apelación y llevar el caso a los organismos internacionales. Reiteraron que la sentencia condenatoria de cinco años y nueve meses de prisión obedece a una orden política de Miraflores.

Sin salarios ante la hiperinflación

Por otra parte, la ITG en el municipio Heres se refirió a los paupérrimos salarios que perciben los trabajadores, frente a la hiperinflación que se consume lo poco que perciben quincenal y mensualmente.

“Es inaceptable lo que vivimos los trabajadores ya que hoy día un kilogramo de carne está en Bs. 48.000 y más, un kilogramo de pollo en Bs. 35.000 y más, un cartón de huevo en Bs 75.000 y el kilogramo de queso en Bs. 50.000. Esto refleja claramente la grave crisis económica gubernamental que vivimos”.

Los dirigentes indicaron que desde 2014 se empieza a ver claramente la desaceleración y la contracción de la actividad económica en Venezuela, inflación y escasez de alimentos y medicinas, así como la devaluación de la moneda. “La crisis comenzó en el 2014 y se agudizó en el año 2016 con una caída de la actividad económica entre 12 y 16%”.

Recordaron que la debacle empezó mucho antes de las sanciones, por lo que no es la raíz del problema como insiste en hacer ver el régimen.

“Las sanciones comenzaron en noviembre el 2017, en el 2015 la economía cayó sin sanciones un 7% y en el 2016 antes de las sanciones la economía se redujo en un 15%. La pobreza en el 2015 subió a 60% de un nivel de 35% en el año 2013”, según estudios realizados por expertos en materia económica.

“La producción de petróleo en el año 2014 estaba en 2 millones 300 mil barriles diarios. En el 2015 cayó 2 millones 100 mil, y en el 2016 sin sanciones cayó a 2 millones. La inflación en el año 2015 estaba en 20% mensual y luego subió a 80%, por esta razón la crisis en Venezuela es atribuible solo a la ineficiencia y el modelo fracasado de Nicolás Maduro”, añadió la ITG Heres. (Con información de Prensa ITG-Heres)