El Colegio de Profesores cuestionó que para el inicio del año escolar 2019-2020, la mayoría de los planteles no está en condiciones para recibir a los estudiantes y se estima una mayor deserción escolar y de docentes.

El 16 de septiembre iniciará el año escolar 2019-2020, con estimaciones más críticas a las que anualmente hacen los profesores sobre la situación en las aulas y sus condiciones laborales.

“La dramática caída de la matrícula escolar producto de la deserción escolar y a la cual se le suman la ausencia masiva de docentes debido al salario de hambre y a las malas condiciones laborales, acentúan la exclusión y liquidan la posibilidad de ascenso social que era una apreciada cualidad de nuestro país. Todo ello, como consecuencia de la grave crisis económica y social sin precedentes”, declaró Yaritza Viña, secretaria nacional del Colegio de Profesores de Venezuela.

Señaló que la deserción escolar arrastra un porcentaje superior al 50% de estudiantes desnutridos que abandonan los centros educativos.

Recordó que de acuerdo con el Centro de Documentación y Análisis de la FVM – Cendas, la canasta básica familiar tiene un costo de Bs. 4.753.331,09, lo que indica que se necesitan 120.8 salarios mínimos mensuales, es decir, cuatro salarios mínimos diarios.

“Todo esto tiene una sola lectura, el salario mínimo únicamente cubre el 1.5% de la canasta familiar, lo cual sentencia la liquidación del valor del trabajo como instrumento para satisfacer las necesidades básicas”, indicó.

Asimismo, cuestionó el incumplimiento del contrato colectivo, cuyos derechos fueron violentados a partir de la imposición de la tabla salarial de la Oficina Nacional de Presupuesto (Onapre), denuncia de la que se hizo eco la Intersectorial de Trabajadores de Guayana (ITG).

“Mientras tanto, el gobierno sigue empeñado en una formación ideológica y resta importancia al hambre, al abandono por parte de centenares de docentes de sus aulas y a un cierre técnico de las facultades de educación, universidades e institutos pedagógicos encargados de la formación y capacitación formal de los educadores (...) el gobierno bajó la santamaría en educación”, afirmó.

Viña añadió que han asistido a pedagógicos en los que solo hay dos o tres alumnos por materia.

El Ministerio de Educación oculta las cifras de estado de las escuelas, deserción escolar y docente. Se estima que el 50 % de los educadores han migrado, y estas plazas pretenden cubrirse con “educadores exprés” o la “chamba juvenil”.

Doris Guzmán, representante del Colegio de Profesores, seccional 19, señaló que la desidia de los planteles en Caroní se percibe igualmente en los del sur de Bolívar.

“En los colegios al sur del estado no ha habido rescate de la infraestructura. Es preocupante porque inicia el año escolar 2019-2020 y en las escuelas no hay agua, electricidad ni limpieza. Los turnos de la tarde fueron eliminados, por lo que los de la mañana están colapsados en algunos grados, y en otros hay pocos inscritos”, detalló.

El lunes 16 de septiembre realizarán una asamblea general en la Casa del Educador, en San Félix, donde discutirán las acciones a seguir.