Este jueves acudieron a la sede de Postgrado de la UNEG, donde afectos al rectorado intentaron sabotear la manifestación.

Por cuarto día consecutivo, estudiantes de la Universidad Nacional Experimental de Guayana (UNEG) salieron a protestar por la reapertura de la sede Atlántico. Este jueves acudieron a las instalaciones de Postgrado, para dar a conocer a los de nuevo ingreso sobre la lucha que llevan por tener una universidad digna.

Sin embargo, denunciaron que estudiantes afectos al rectorado de la UNEG sabotearon colocando música navideña en la sede, para que sus reclamos no fuesen escuchados.

“Los afectos al rectorado vinieron a colocar música, eso es lo que ellos ofrecen, mientras la sede Atlántico está cerrada y la de Villa Asia hacinada. No hay transporte, no hay vigilancia, además de los salarios de hambre (...) esos estudiantes bosaliados con cárnicos, con regalos, algún día pagarán por este crimen de intentar, junto con las autoridades y el gobierno, de cerrar la universidad”, denunció Raúl Brito, presidente de la Asociación de Profesores de la UNEG (Apuneg).

Son más de 10 mil estudiantes que deben ver clases en el núcleo Villa Asia, desde el cierre de la sede Atlántico. Allí solo cuentan con 11 aulas, no tienen laboratorios para las materias especializadas, tampoco hay servicio de fotocopiado, faltan baños y padecen de las mismas condiciones por la que cerraron la otra sede.

“No hay con qué trabajar, las aulas están sin iluminación, es difícil trabajar así después de las 6:00 de la tarde. Exigimos que nos abran la sede Atlántico y mejoren las condiciones para tener una universidad digna”, manifestó Anderson Sayón, estudiante de Banca y Finanzas.

Días previos al inicio de clases, el 14 de octubre, la rectora María Elena Latuff admitió los problemas de inseguridad y falta de transporte en la institución. Sin embargo, no tiene una respuesta concreta para una solución, debido al cerco presupuestario del régimen.